Escribentes

Imágenes, sentidos y pensamientos

Seres de existencia real o imaginaria, máquinas y artificios que transforman una energía en otra. En este caso, enunciados, imágenes e ideas.

Editorial Otoño 2021

La razón es frágil; es endeble e insegura. En nuestras sociedades, confronta más que coopera. De allí que no haya guerra en el mundo que no encuentre una explicación, una justificación lógica. De un lado y del otro, por eso la guerra. El empeño, el abuso de lo racional -lo propio racional- lleva a deambular en incertidumbres y errores que desnaturalizan lo que somos, lo que podemos ser, lo que vamos siendo.

¿Por qué insistir en buscar una razón natural? ¿Por qué buscar en lo natural un hilo hacia la razón? ¿Y si en cambio damos a la razón el lugar en el que podría encontrar comodidad y fluidez en convivencia con sus contradicciones?
Es aquí donde juega el cuerpo; donde las sensaciones se entrelazan con lo pensado; donde pensar y sentir pueden llevar a un devenir armónico. Hablamos de guerra, y así hablamos de paz. La paz no puede comenzar sin el verdadero destierro de los sinsentidos, ni tampoco… sin sentimientos y sensaciones. La paz es una superación; nuestro presente merece ser superado.


Sinrazones. Escribentes. 0toño 2021.

Escribentes

Sur del sur

Individualismo y Ciudadanía

Dijo alguien que la idea de seguridad no saca a la sociedad de su egoísmo. Peor aun, es la garantía de su egoísmo.

Los «derechos humanos» van más allá de las personas  como integrantes de la sociedad burguesa. No van más allá de las personas ensimismadas en su interés privado y separadas de la comunidad. Lo dijo Marx, y siguió con más: «los derechos humanos presentan la misma vida de la especie, la sociedad, como un marco externo a los individuos, como una restricción de su independencia originaria. El único vínculo que les mantiene unidos es la necesidad natural, apetencias e intereses privados, la conservación de su propiedad y de su persona egoísta».

Marx, La Cuestión Judía. 1846.

Textos ocasionales

Otoño 2021

Sensación de sueños inventados

Mi sacerdotisa no habla. Ella señala. Solo estoy aquí para que con sus manos de arena señale mis vulnerabilidades. Por eso la espera; por eso el detenimiento temporal.

Mi sacerdotisa no me enseña, solo muestra en mi ceguera los nudos de contacto entre quien creo ser y quien creo sentir; pues soy el mismo en ambos.

Mi sacerdotisa detiene cada vez ese torbellino racional para desatar las energías de mis músculos acobardados. Y en ella me entrego, como la piedra al arroyo, para redondear mis bordes afilados, para lustrar de brillo el dolor del trabajo en la piel.

(seguir leyendo)

Verano 2021

Educación popular y paternalismos

Otoño 2021

Textos breves

Danza.  (Leer en blog)

Desentendida, una joven mujer escapa de la lluvia. Moderna, etérea, sonora. Entre los autos que extreman los chillidos de sus ruedas al rodar en el asfalto mojado, un grito ameno y atrevido se destaca en soledad. Son niños que discuten en la vereda; juegan con palabras. Irrumpen desafiando al agua.

Ensimismada, en música y palabras, la mujer corre. Sin prisa de asedio, trota; flotando sobre abigarradas baldosas, corre. Trechos cortos, saltos menguados en el suelo desparejo; fluye. (seguir leyendo)

.

 



Alteración del ocaso.  (Leer en blog)

Es un domingo más, de esos en que el tiempo corre lento, cuando las sombras del

atardecer se estiran en espacios multidimensionales. Como los relojes blandos

del pintor. Corre el último tramo, el de las nubes de fuego en la ventana que

da al oeste; el de las cortinas de lluvia en el río a las espaldas. A espaldas

de la ciudad, atrás y lejos de la costa.

Después vendrá la noche, antes, el ocaso real. Ese que une en músicas sugeridas,

en palabras escritas que se envían en las redes; momento en que lo real se

esfuma y lo irreal martilla la realidad. (seguir leyendo)

 

Galerías y colecciones de imágenes

Contactos y colaboraciones

La comunicación es un hechizo circular; aquí: un camino de tantos.